¡Bienvenid@s!

19 Abr

Encuentra aquí bibliografía comentada, diseñada como fuente de consulta, para académicos y estudiantes interesados en la cultura estadounidense actual.

Reseña de “Women Talk: Chick Lit TV and the Dialogues of Feminism” de Kyra Hunting por Alison Díaz Calva (Letras Inglesas, UNAM)

21 Mar

images

Este artículo de Estudios televisivos (television studies) analiza desde una perspectiva feminista tres series de televisión que la autora, Kyra Hunting, señala como parteaguas culturales: Sex and the City, Lipstick Jungle y Cashmere Mafia. Menciona los títulos de otras series de televisión como Desperate Housewives o The L-World, que bien podrían ser incluidas en la misma categoría. Sin embargo, sostiene que lo que las diferencia de las demás es que la trama se centra en la relación que mantienen estas mujeres como un grupo social, en lugar de concentrarse en sus ambientes familiares o laborales como elementos centrales de la trama. En lugar de eso, estas series de televisión utilizan el espacio laboral, sus relaciones sexo afectivas con hombres y dinámicas familiares como herramientas narrativas que alimenten al personaje, circunstancias secundarias que ayudan al espectador a entender mejor a la mujer y su relación con los demás.

Sex and the City es considerado un producto cultural que demostró lo explotable que podría ser un producto diseñado específicamente para un público femenino y lo rentable que es desde un punto de vista económico. La demografía de la serie de televisión era en un ochenta porciento compuesto por mujeres, y el restante era mayormente constituido por hombres homosexuales. Lipstick Jungle y Cashmere Mafia imitan la estructura de Sex and the City, por lo que se les considera como gemelos o copias. A primera vista, estos programas parecen pertenecer a una ideología postfeminista regresiva. Con postfeminismo, Hunting se refiere a que se asumen actitudes performativas de genero como biológicas o significadores de feminidad, maternidad y heterosexualidad. Esto se ejemplifica en la obsesión de la serie de televisión por el sexo, el glamour femenino y la reproductividad, en las últimas temporadas y películas. Hunting argumenta que Sex and the City propone nuevas maneras de vivir una sexualidad fluida como mujeres, (por ejemplo, con el personaje de Samantha) por lo que no cae dentro de los paradigmas postfeministas. De igual forma, sostiene que la serie alude constantemente al feminismo de la segunda ola e incluso se posiciona dentro de él, siendo un pilar para el feminismo de la tercera ola. Por supuesto, estos discursos feministas se centran en mujeres de clase media o clase alta, todas blancas, quienes, sin embargo, establecen un dialogo entre ellas, otorgando una gama de posibles elecciones y caminos que cada una puede tomar. Hunting propone que este género de televisión reta a las espectadoras constantemente, así como sus nociones de género y sexualidad, lo cual considera de vital importancia en un proyecto social que ella denomina un “proyecto feminista incompleto”.

Descarga gratuita

Reseña de “The ‘problem’ with single women: Choice, accountability and social change” de Shelley Budgeon por Alison Díaz Calva (Letras Inglesas, UNAM)

19 Feb

images

En el artículo académico publicado en el Journal of Social and Personal Relationships (2016, Vol.33) por Shelley Budgeon, se enuncian los cambios sociales que se han presentado respecto a la soltería y sus implicaciones a niveles de género, en específico para las mujeres. Así mismo, se analiza si realmente la soltería empodera a la mujer o si le presenta una dicotomía más. Un aspecto importante es la nueva manera en la que se piensa y construye la feminidad, pues se argumenta que se creó un nuevo tipo de feminidad, fundado en la independencia, la autonomía económica y emocional y la seguridad en una misma. Este tipo de mujer empoderada personifica valores y conductas que se atribuyen comúnmente a la subjetividad masculina. A pesar de que existe esta feminidad aparentemente subversiva, este artículo se encarga de cuestionar cómo las mujeres siguen sufriendo el estigma y las problemáticas que conllevan decidir ser una mujer soltera a un nivel social.

Para ellohacerlo, Budgeon utiliza teoría de género, la cual establece que las expectativas estructurales de la sociedad son que una mujer se desarrolla personalmente a través del cuidado del otro, mientras que un hombre lo hace al compartir los frutos de sus propios logros. De igual forma, el matrimonio y la familia son el pilar central que le da sentido a la vida adulta. Esta dicotomía perpetúa la idea de que los hombres y las mujeres tienen distintos roles sociales por la naturaleza de su género. Los individuos que salen de estas categorías son objeto de estereotipos, discriminación, así como rechazo y estigma social. En comparación con los hombres, la presión que se ejerce sobre las mujeres para conformarse a la ideología del matrimonio y la maternidad es mayor, pues esta ligada a su identidad como mujeres y su feminidad. Culturalmente, se le percibe a la mujer soltera como desesperada y defectuosa, ya que están violando las normas de género que se dan por hecho socialmente.

Budgeon utiliza varios estudios de las vidas de las mujeres solteras, en éstos se encontró que, aunque la autonomía es un pilar clave del modelo de mujer empoderada, en realidad pocas de las mujeres estudiadas eran capaces de mantener dicha independencia. A pesar de que construyen relaciones afectivas fuera de las expectativas sociales establecidas, las limitaciones culturales constriñen su posibilidad de darle valor a relaciones sin lazos sexuales que las pongan al centro de la vida de una. En la práctica, las rutas discursivas que le permiten a la mujer reclamar la soltería como una elección positiva son escazas. Hay una necesidad por una feminidad con mayor agencia y autonomía que le permita a las mujeres orientar sus acciones hacia ideales no heteronormados que posicionan a la mujer y su vida alrededor de un sujeto masculino. De igual forma, la manera en la que se le condiciona a la mujer a experimentar su sexualidad de manera pasiva provoca que su placer esté infundado en el deseo que le provoca al hombre, convirtiéndose en objeto de deseo. Esto le otorga la responsabilidad de su propio deseo a la mujer, lo cual la autora adjudica al neoliberalismo, pues la autonomía a la que ahora la mujer puede aspirar también la hace responsable de su propio bienestar, independencia y decisiones. Sin embargo, las decisiones y performatividad de la feminidad que la mujer puede tomar siguen estando limitadas por las expectativas y normas de género sociales. Aún hay estigmas que denominan tipos de feminidad como erróneos dentro de la jerarquía social, o que culpan a la mujer de utilizar mal su libertad al decidir ser solteras o alejarse del camino heterosexual.

Descarga gratuita

 

Reseña de “You have to Be What You’re Talking About: Youth poets, amateur counter-conduct and parrhesiastic value in the amateur youth poetry slam” de Takeo Rivera por Alison Díaz Calva (Letras Inglesas, UNAM)

20 Sep

NTR_event_poetry18

Takeo Rivera retoma aquello que Harold Bloom definió como “el final del arte”: poetry slam, bajo otra luz analítica. Utilizando sus experiencias específicas de Nueva York, en Urban Word NYC, rescata el valor del poetry slam como un medio artístico que empodera a adolescentes y adultos jóvenes de color, predominantemente. El método con el que se realiza comúnmente el poetry slam se formalizó en Chicago a mediados de 1980 por Marc Smith. El estilo con el que se recita en el poetry slam en Estados Unidos, es influenciado por el Renacimiento de Harlem, la Generación Beat y está intrínsecamente ligado al hip-hop. Consiste en un formato de competencia, en el cual cada participante tiene tres minutos para declamar, y el jurado suele ser constituido por tres personas del público que se ofrecen como voluntarios. Sin embargo, la decisión no es suya, pues las reacciones del público suelen tener más peso que el veredicto del jurado. Siendo que la participación de la audiencia es fundamental, pues le da tintes carnavalescos al involucrarlos como actores críticos en el ritual del slam.

Rivera denomina al slam como una forma artística amateur, pues se posiciona en contra de la poesía canónica. No utiliza este término de manera peyorativa, ni para denotar una falta de valor estético. Más bien, lo utiliza como una característica que rechaza por completo la mistificación del artista. Considera que esto le otorga un potencial crucial para ser una forma artística subversiva y un método de supervivencia. El valor en el slam poetry no es económico, como suele suceder en el mundo canónico, sino social. Esto lo hace una contra-conducta, en términos de Michel Foucault, pues critica aquellos factores que te hacen un experto en el mundo académico y sirven para constituir una hegemonía.

Por encima de todo, el slam poetry valora la estética de la parresia, término griego que describe decir la verdad. Sin embargo, Rivera va un paso más allá, utilizando la definición de Foucault de parresia, pues según él involucra el decir una verdad que supone un gran riesgo para aquel que la revela. La autenticidad ligada a la parresia es clave en los principios fundamentales del slam poetry, pues aquellos participes consideran que el slam poetry tiene una función social, sobre todo en contextos marginales, y de no ser auténtico, esta función se perdería. Esto crea una estética de vulnerabilidad personal que requiere una capacidad empática para relacionarte con una amplia gama de experiencias, lo cual constituye otra forma de contra-conducta de la sociabilidad.

Descarga gratuita

Reseña de “Mobiles Facing Death: Affective Witnessing and the Intimate Companionship of Devices” de Larissa Hjorth y Kathleen M. Cumiskey por Alison Díaz Calva (Letras Inglesas, UNAM)

18 Sep

59d3794ef37c8d3f9211face-750-563

El artículo comienza por establecer que los medios visuales dominan nuestra comunicación actual, sobre todo en redes sociales. Las cámaras de nuestros teléfonos celulares son las principales productoras de las imágenes que se comparten en internet. Esto crea un vínculo fuerte entre los teléfonos y los individuos, pues producen una datificación de nuestras vidas y, por consiguiente, se convierten en una extensión de nuestros mundos emocionales, así como nuestros futuros textos funerarios. Amanda du Preez da tres categorías de las “selfies sublimes”: selfies que se tomaron antes de la muerte (sin saber que sería la última, selfies que se tomaron durante la muerte, y selfies con alguien más que está muriendo. El mundo digital está cada vez más conectado con los procesos de la muerte y el duelo, recalibrando nuestro entendimiento de estas experiencias.

Se utiliza el ejemplo del tiroteo masivo en Las Vegas durante un festival de música country (Route 91 Harvest Festival) el primero de octubre del 2017. Aquel día Stephen Paddock disparó 1,100 balas a una multitud de alrededor 22,000 personas. Ha sido el tiroteo masivo con índices de victimas más altos en la historia de Estados Unidos. Muchos de los presentes al momento del tiroteo grabaron videos de lo que aconteció con su teléfono celular, los cuales fueron distribuidos en redes sociales y noticieros. Se utilizaron con fines periodísticos, legales y criminalísticos de manera masiva. En la mayoría de los videos no se ve la persona que sostiene al teléfono, lo cual crea una perspectiva casi de realidad virtual y permite que el espectador tenga una experiencia inmersiva. Esto provocó una respuesta inmediata tanto afectiva como económica, pues se recaudaron fondos para cubrir los costos funerarios de las víctimas rápidamente. También se crearon las páginas in memoriam de las victimas del tiroteo, sincronizando la inmediatez de la pérdida con su representación en un dispositivo móvil.

Para aquellos vinculados estrechamente a la tragedia que se comparte de manera masiva, la difusión del evento trágico afirma una identidad individual y comunal. De forma similar, las respuestas afectivas frente a las imágenes de estos eventos están relacionadas con la identidad socio-cultural de cada individuo. Es por esto que las respuestas son desequilibradas, mientras que en algunos despiertan tristeza y desconsuelo, en otros despierta confusión o incluso indignación frente a utilizar tu celular para grabar en un momento de emergencia. Las redes sociales permiten que todas estas respuestas sean conocidas y manipuladas sin control alguno sobre la difusión de la información. El duelo y sus ritos son interrumpidos por esta utilización de las imágenes. Al mismo tiempo, éstas humanizan y personalizan eventos en masa que deshumanizan y despersonalizan, como lo son los tiroteos.

Descarga gratuita

Reseña de “Mobile Intimacies in the USA among Refugee and Recent Immigrant Teens and Their Parents” de Lynn Schofield Clark y Lynn Sywyj por Alison Díaz Calva (Letras Inglesas, UNAM)

16 Sep

 

57d7c5b34

 

Distintos factores afectan la posibilidad de tener un teléfono celular. Hoy en día es un objeto que no sólo es necesario, sino que damos por sentado que todos los tenemos. Las restricciones occidentales que tienen los padres con el uso que dan sus hijos a su teléfono suelen ser vistas como una pérdida de autonomía o sobreprotección. Sin embargo, este artículo académico realizó un estudio en una de las preparatorias de Estados Unidos con el mayor índice de estudiantes refugiados o migrantes de reciente llegada desde octubre del 2010 hasta diciembre del 2011. Se recopilaron datos tanto de familias refugiadas y migrantes, como de familias estadounidenses. En la mayoría de los casos, por no decir en todos, ninguna de las familias o individuos contaban con las posibilidades económicas para tener un teléfono propio. Muchas veces se tiene un teléfono por familia o uno que se comparte ente hermanos.

El uso del teléfono no se utiliza para socializar, como se acostumbra en nuestra cultura occidental. En su lugar, se presta para mantenerse en comunicación con otros miembros de la familia que han sido desplazados forzosamente a otros países o estados o que permanecen en el país del que son provenientes. El teléfono celular es clave para mantenerse en contacto con sus raíces y frecuentemente alguno de los padres que permanece en una situación de peligro o en un campamento de refugiados. Encontraron que, estadísticamente, la mayor parte de la migración actual se debe al reencuentro familiar, pues los casos en los que los miembros de una familia pueden encontrar refugio en otro país al mismo tiempo son escasos.

Estas separaciones y situaciones precarias vividas por las familias refugiadas y migrantes provocan que los adolescentes sin posibilidad de tener un teléfono celular como el resto de las personas de su edad, en la cultura a la que deben adaptarse, no sientan resentimiento, ni pérdida de su independencia. Al contrario, perciben esta protección como una muestra de amor por parte de sus padres, así como un vínculo entre ellos y la cultura de la que son provenientes, lo cual los mantiene unidos. De igual forma, desde muy temprana edad, estos adolescentes cumplen la función de traductor lingüístico y digital para sus padres, pues les enseñan a utilizar las tecnologías que no conocen y traducen las cartas o correos que buscan enviar a sus familiares.

Descarga gratuita

Reseña de “Beyoncé’s Slay Trick: The Performance of Black Camp and its Intersectional Politics” de Constantine Chatzipapatheodoridis por Alison Díaz Calva (Letras Inglesas, UNAM)

14 Sep

GettyImages-634986384.jpg

Lo que se conoce como ‘Camp’ tiene una historia occidental blanca, asociado con personajes como Oscar Wilde, grandes estrellas del Hollywood Clásico y la escena operística. Las críticas del camp se limitaban a prestar atención a la esfera homosexual que lo practicaba, la cual solía ser blanca. No fue sino hasta los años 90 que la representación popular del camp se transformó por la mayor presencia de la variedad racial y queer. Hoy en día, la popularización de RuPaul y RuPaul’s Drag Race provocó una viralización de la cultura camp y el lenguaje asociado con ésta. Beyoncé es otra artista afroamericana que ha traído la cultura camp y el feminismo interseccional a la cultura popular. Este discurso suele coexistir con una sensibilidad camp.

Por ejemplo, su álbum audiovisual del 2016, Lemonade, contiene un contundente discurso político posicionando a la cultura negra en el centro, una novedad dao que en la cultura pop suele ubicarse al margen. La relación entre Beyoncé y su audiencia mayormente constituida por mujeres y hombres homosexuales ha sido problemática. Esto se debe a que la cultura de los hombres homosexuales ha sido acusada de apropiarse de los manierismos y la cultura de las mujeres negras. La autora señala que históricamente la feminidad negra ha sido utilizada una y otra vez por la cultura camp como un medio irónico en narrativas de empoderamiento frente a una ideología patriarcal. En ese sentido, no lo percibe como una apropiación, sino como una imitación.

Otro de los aspectos que vincula a Beyoncé con su audiencia de hombres homosexuales es la figura de la diva. A lo largo de su trayectoria, Beyoncé ha tomado decisiones mediáticas que la llevaron a constituir esta figura. Al comienzo de su carrera, como miembro del grupo Destiny’s Child, Beyoncé se posicionó al centro, siendo un personaje predominante y memorable. Más adelante, su papel en Dream Girls estableció una narrativa de diva madura y dramática que logra establecerse como referente femenino en la cultura pop afroestadounidense a pesar de su desfavorecido posicionamiento, al mismo tiempo que se equiparó con Diana Ross. Ella misma definió a la diva como la versión femenina del estafador, una figura representativa de lo ilegal, al mismo tiempo que habla de sus logros utilizando un dialecto afroamericano. La figura pública de Beyoncé cruza el camp con el feminismo y la raza como un modelo de empoderamiento interseccional para varios grupos marginados en la actualidad estadounidense.

Descarga gratuita

Reseña de “This Pussy Grabs Back: Humour, Digital Affects and Women’s Protest” de Inger-Lise Kalviknes Bore, Anne Graefer y Allaina Kilby por Alison Díaz Calva (Letras Inglesas, UNAM)

11 Sep

america_protests_2_2_

Durante la Woman’s March del 21 de enero del 2017 que protestó contra la elección de Donald Trump, se hizo referencia a distintas frases sexistas y misóginas que él había utilizado durante toda su campaña electoral. Redes sociales, principalmente Twitter y Facebook fueron una parte fundamental no sólo en la organización de la marcha, sino en la viralización de imágenes cómicas cargadas de mensajes políticos que fueron tomadas durante la marcha. La comicidad, y los diálogos que ésta abre en los espacios virtuales, es un producto y mercancía de una nueva forma de capitalismo afectivo. Esto reside en cómo las fuerzas afectivas y cómicas mueven y tocan al cuerpo del lector. La intensificación de estos afectos es necesaria para generar un cambio social, pues la risa es un medio para movilizar y empatizar con otras feministas de manera crítica. Las mujeres suelen estar apartadas de la política por ser consideradas demasiado emocionales o irracionales. Aunque se suele rechazar a las emociones del ámbito político, este artículo argumenta que en realidad la política requiere de emociones pasionales como la ira y la empatía. Es imposible separar la emoción del proceso racional. En particular, la ira es un componente fundamental en el cambio social político.

El 22 de enero, Twitter reportó más de 11.5 millones de tweets acerca de la Women’s March. Los tweets tenían en común tres temas principales: ridiculizar el cuerpo de Trump, contextualizar la marcha dentro de un contexto histórico feminista y el cuerpo femenino, en específico sus “pussies” como respuesta directa a la grabación filtrada de Trump a la que después denominó “locker room talk”. Las imágenes que fueron compartidas de carteles de esta índole en Facebook causaron una polarización en los comentarios fidedigna a la polarización que vivieron los votantes. Sin embargo, la respuesta afectiva que se tienen en redes sociales, no es equitativa a la respuesta política eficaz. Al contrario, crea una ilusión de acto político que sólo se queda en una labor de clicks repetitivos. Otro efecto que tiene es el de crear una tensión entre las emociones de enojo que despiertan estas conductas machistas y la alegría o satisfacción que trae reír de ello colectivamente. Estos afectos pueden evolucionar en actos políticos como la Women’s March, por ejemplo.

Descarga gratuita