“Codificar y decodificar” de Stuart Hall

18 oct

Stuart Hall. “Encoding/Decoding.” Culture, Media, Languaje. Working Papers in Cultural Studies, 1972-79. Hall, Stuart y otros, eds.: Londres: Hutchinson. 128-138

Al principio de su famoso artículo, Stuart Hall señala que el acontecimiento comunicativo propio de los medios de comunicación de masas suele conceptualizarse como un acto lineal entre emisor, mensaje y receptor, modelo que ha sido criticado porque no permite el análisis de los diferentes momentos de este complejo proceso de relaciones. Hall propone que es posible concebir este circuito como una cadena estructurada de momentos distintivos –producción, circulación, distribución, consumo, reproducción- que se articulan por medio de prácticas interconectadas que, no obstante, mantiene la especificidad de cada uno de ellos. Hall tiene como propósito analizar la diferencia de la “producción discursiva de otros tipos de producción en nuestra sociedad”, cuyo objeto son los significados y mensajes presentados como “signos-vehículos” organizados de un modo específico que, como cualquier lenguaje, se organizan por medio de códigos dentro de la cadena sintagmática de un discurso. En un polo se encuentran los medios de producción, sus tecnologías, relaciones sociales y prácticas y organización institucionales que  que conjuntamente integran “los vehículos simbólicos” que permiten la circulación del producto en tanto que construyen el mensaje de acuerdo a un conjunto determinado de códigos que se inscriben en algún discurso.

Para que ese circuito de producción se complete es necesario que el producto sea distribuido a distintos públicos, quienes a su vez transforman el producto al convertirlo en práctica social. Si el significado no es aprehendido ni puesto en práctica no tiene efecto porque no hay consumo. Para facilitar la actualización deseable del mensaje por parte de sus receptores, es necesario que los mensajes producidos estén codificados en la forma de un discurso significativo que pueda ser decodificado adecuadamente. Hall advierte que es necesaria la articulación de todos los momentos del circuito, pero que el paso de uno a otro no está siempre garantizado porque puede ser interrumpido. Por ejemplo, existe el riesgo de una asimetría o no coincidencia entre los códigos de codificación y de decodificación, desfase que muestra la “autonomía relativa” de estos dos momentos del circuito comunicativo.

Dado que los signos son por naturaleza inestables y polisémicos, esto es, su significado no es fijo, el discurso de los medios masivos de comunicación hace uso de códigos naturalizados para limitar el proceso de significación, códigos que funcionan como “mapas de significado” en una cultura o comunidad determinada. En cualquier sociedad o cultura hay “mapas de sentido” o dominios del discurso preferidos que son necesariamente ideológicos en tanto que imponen un orden institucionalizado a los diferentes elementos de la vida social. No obstante, Hall rescata la posibilidad del malentendido que ocurre cuando discrepan los códigos de codificación y de decodificación. Aunque no es frecuente que esta última sea completamente aberrante, Hall identifica tres formas hipotéticas de recepción: la dominante, cuando el espectador decodifica el mensaje de acuerdo con el código dominante que coincide con la significación hegemónica; la posición negociada que se caracteriza por la combinación de elementos oposicionales y adaptativos: reconoce la legitimidad de las definiciones hegemónicas al tiempo que las interpreta en contextos más locales. Los códigos negociados operan por medio de una lógica ubicada en tanto que situaciones o acontecimientos generalizados y compartidos pasan por el tamiz de una interpretación localizada. La tercera posición es aquella en la que el espectador identifica y comprende los códigos dominantes empleados para enmarcar el mensaje pero lo decodifica de forma contraria con base en otro marco de referencia, oposicional. Este sería el caso del televidente que escucha un debate acerca de la necesidad de limitar los salarios pero que interpreta toda referencia al “interés nacional” como “interés de clase.” Es en este acto de reinterpretación donde Hall ubica la posibilidad de una política de la significación.

Texto completo en español: www.mseg.gba.gov.ar/ForyCap/cedocse/capacitacion%20y%20formacion/educacion/Codificar%20y%20Decodificar.%20Stuart%20Hall.pdf

Ver también Stuart Hall, “Codificación y decodificación en el discurso televisivo.” CIC (Cuadernos de Información y Comunicación) 9, 2004. 210-236. Texto completo en español

About these ads

Una respuesta hacia ““Codificar y decodificar” de Stuart Hall”

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Hablamos el mismo lenguaje? ¿Podemos entendernos? « paperscomunicaciouoc - mayo 12, 2013

    […] de que he entendido lo qué me quieren explicar? Stuart Hall reflexionó en su famoso artículo “Codificación y descodificación del discurso televisivo” de éstas y otras cuestiones clave referentes al mensaje y sus efectos en la audiencia a través de […]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 777 seguidores

%d personas les gusta esto: