“El feminismo, la cultura occidental y el cuerpo” de Susan Bordo

2 Nov

Susan Bordo. “El feminismo, la cultura occidental y el cuerpo.” Moisés Silva, trad. La Ventana, Núm. 14, 2001. Tomado de Unbearable Weight. Feminism, Western Culture and the Body, University of California Press, 1993.

 Brenda Legorreta

Posgrado en Letras, Facultad de Filosofía y Letras

UNAM

La introducción de Susan Bordo a su colección de ensayos opera como una metodología teórica y justificación objetiva para estudiar al cuerpo humano desde la cultura. El texto revisa las concepciones históricas del dualismo mente/cuerpo y su relación con el género para mostrar el continuado poder y lo extendido de ciertas imágenes culturales e ideológicas a las cuales no sólo los hombres, sino también las mujeres son vulnerables. Según la autora, lo que se ha mantenido como constante en la variación histórica es la construcción del cuerpo como algo separador del verdadero ser, y que socava los mejores esfuerzos de ese ser. Esta dualidad que deviene en la concepción de un espíritu activo y un cuerpo pasivo, así como en la idea de lo masculino activo y lo femenino pasivo, es desde su perspectiva una de las más poderosas oposiciones históricas que informan a las ideologías occidentales de género.

Por lo mismo, Bordo insiste en la dificultad de ir más allá de dicho dualismo en la cultura estadounidense actual, y critica el intento del pensamiento postestructuralista, la cultura posmoderna y algunos aspectos del feminismo contemporáneo, por incorporar fantasías de trascendencia de la materialidad e historicidad del cuerpo. Su propuesta, por el contrario, rescata la fortaleza del “viejo” discurso feminista que ofreció una crítica sistémica capaz de despertar una mayor conciencia del poder a partir de una “política del cuerpo”, que buscaba señalar la complejidad y la naturaleza integral de la cultura y sus interconectadas redes de funcionamiento. La autora promueve la utilidad de un marco de referencia foucaultiano/feminista para el análisis social e histórico de la “feminidad” y la “masculinidad” –en donde no tiene sentido ver a los hombres como el enemigo–, pero sin dejar de reconocer las formas culturales normalizantes o de dominación para no caer en una abstracta celebración de la “heterogeneidad”, la “diferencia”, y la “lectura subversiva”, entre otros. En su opinión, las más poderosas revaloraciones del cuerpo femenino han mirado no hacia la naturaleza o la biología, sino hacia el cuerpo culturalmente inscrito e históricamente ubicado en busca de imaginaciones de alteridad, más que “la verdad” acerca del cuerpo femenino.

Su interesante análisis en torno a la naturaleza genérica del dualismo mente-cuerpo, y su variada expresión institucional y cultural estadounidense de nuestro tiempo, tiene como objetivo último llamar la atención a un discurso que está cambiando gradualmente nuestra concepción y experiencia de nuestros cuerpos, un discurso que nos anima a “imaginar posibilidades” y cerrar nuestros ojos a límites y consecuencias.

Texto completo en español

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: