Historia del Centro de Estudios Culturales Contemporáneos de Norma Schulman

12 Feb

Norma Schulman. “Conditions of their Own Making: An Intellectual History of the Centre for Contemporary Cultural Studies at the University of Birmingham”. Canadian Journal of Communication, vol. 18, núm.1, 1-17. 1993.

 En este artículo Schulman describe los principales factores institucionales, sociales y políticos que contribuyeron a la creación y el devenir de los estudios culturales como proyecto académico  interdisciplinario, desde sus orígenes en la Universidad de Birmingham bajo la dirección de Richard Hoggart hasta principios de la década de los años 90, así como la influencia que tuvieron diversas corrientes de pensamiento teórico en su conformación como proyecto de crítica cultural. Uno de los motivos que impulsó esta empresa, marcada desde su inicio por la formación y trayectoria profesional tanto de Hoggart como de Raymond Williams, fue el reconocimiento de que la sociedad inglesa de la posguerra era profundamente clasista y que esta estratificación tenía profundas implicaciones para el estudio de la cultura, en tanto que ésta se dividía entre la cultura popular menospreciada y una elitista que se erigía como deseable, pese a que las clases populares también eran –y siempre han sido- consumidoras y productoras de cultura. En este sentido, la obra de Hoggart, Raymond Williams y E.P. Thompson fue esencial en la creación del Centro porque problematizaron y ampliaron el concepto de cultura para incluir la cultura popular y de masas, así ubicando a la clase obrera en el centro de sus análisis.

         Desde un principio la naturaleza interdisciplinaria de los estudios culturales despertó controversia  porque desafiaba las normas de la sociología imperante en la época y de los estudios literarios convencionales al recurrir a herramientas de análisis y metodologías de varias disciplinas, como el trabajo de campo etnográfico, la entrevista, el análisis textual y discursivo para estudiar fenómenos muy diversos (la cultura juvenil obrera, las amas de casa y el radio, la subcultura, prácticas educativas), y hacia finales de la década de los años 70 –cuando los medios de comunicación masivos empezaron a ocupar su atención- también se incluyeron otras tradiciones de pensamiento (el estructuralismo, la semiótica, el marxismo gramsciano y althusseriano) para analizar el funcionamiento de la ideología en la representación, la hegemonía y el estudio detallado del público consumidor.

         Bajo la influencia de Stuart Hall el Centro incorporó a su reflexión el análisis de la raza y la etnia al tiempo que algunos miembros del Centro -Angela McRobbie, Charlotte Brundson, Dorothy Hobson, Janice Winship- impulsaron el estudio feminista del género a partir de 1974. Las desigualdades derivadas del racismo y el sexismo se estudiaron como fenómenos estructurales del capitalismo que se interceptan con la clase de formas complejas y contradictorias. Aunado a estos nuevos intereses, la influencia de Gramsci contribuyó al estudio de las formas en que los grupos subordinados se resisten a –y asimilan- la cultura e ideología de las clases dominantes, convirtiendo a la cultura en un sitio de lucha y conflicto. La autora enfatiza que, a diferencia de los estudios culturales estadounidenses, en Inglaterra han mantenido una fuerte orientación marxista, no sólo por su legado teórico sino por el movimiento de la Nueva Izquierda.

         El artículo está dividido en cuatro secciones: los orígenes del Centre for Contemporary Cultural Studies que explora los objetivos iniciales del Centro y su transformación durante tres décadas; el contexto histórico de la Nueva Izquierda nacida en 1956, su publicación New Left Review y la reevaluación de la cultura de masa como objeto digno de estudio; los obstáculos con que se ha enfrentado el Centro en la institución educativa a la que pertenece así como sus formas de trabajo y publicaciones y, por último, la contribución que los estudios culturales han hecho al análisis de los medios de comunicación masivos en Inglaterra y el resto del mundo, cuyo impacto se refleja en la cantidad de publicaciones periódicas, asociaciones, congresos, departamentos y programas que versan sobre el tema.

Artículo completo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: