La ecología sin naturaleza. Timothy Morton

6 Mar

Timothy Morton. Ecology Without Nature: Rethinking Environmental Aesthetics. Cambridge; Mass.: Harvard University Press, 2007.

Daniel Velázquez Ibarra

Letras Modernas (Inglesas)

Facultad de Filosofía y Letras

UNAM

En este libro Timothy Morton no se limita a señalar los temas que atañen a la ecocrítica o cuáles son sus objetivos ya que cuestiona los estudios hechos hasta ahora y su futuro. El título nos deja en claro que el autor nos mostrará una paradoja que él mismo plantea al hablar de los estudios del ambiente: para alcanzar una visión ecológica debemos  renunciar a la idea de “naturaleza” para disolver las fantasías estéticas que tenemos de ella para dar cabida a una verdadera ecocrítica y cultura ambiental. La explicación de ésto se nos revela eventualmente, ya que considea que éste es un concepto muy ambiguo y poco objetivo para alcanzar la visión que se busca al estudiar el medio ambiente.

El libro se divide en tres partes principales. La primera es una introducción a los conceptos que se manejarán a lo largo del libro; en esta sección el autor nos dice que se buscará romper muchos modelos establecidos por la ecocrítica. La segunda parte está centrada en el análisis de algunos poetas y el pensamiento romántico que surgió en el siglo XVIII.  La última parte nos plantea preguntas y cuestiones respecto al futuro del estudio del medio ambiente, la ecología y la visión que todo esto nos proporcionaría.

En su introducción el autor nos da algunas definiciones básicas de conceptos como “ambientalismo”,  que es un conjunto de respuestas culturales y políticas a la crisis que vive la humanidad en su relación con su medio ambiente. Continúa elaborando la idea de que hablar del medio ambiente puede llegar a disgustar al igual que hablar del inconsciente porque lo hace cercano, lo vuelve nuestro, lo convierte en nuestra responsabilidad y “nadie quiere sentir el peso del mundo entero en sus hombros”. Es importante mencionar que el autor nos da cierto contexto acerca del estudio de la ecología; nos dice que para John Meyer, quien es uno de los más importantes estudiosos de la política ambiental, el objetivo final de su trabajo es generar una nueva forma de ver el mundo. Mortin nos explica que algunos ecologistas buscan cambiar el antropocentrismo actual por un ecocentrismo, y que todo este pensamiento encuentra sus raíces en el romanticismo, razón por la cual lo retomará en el segundo capítulo. En general el autor nos plantea que el propósito del libro es hacer más amplio el concepto de cultura ecológica.

En el primer capítulo, “Towards a Theory of Ecological Criticism”, Timothy Morton nos introduce a los primeros conceptos que planteará como objeto de estudio y nos da también un poco de contexto del estudio del ambiente. El autor ejemplifica con 4´33, la composición de John Cage, en la que el ambiente es el protagonista de la obra. Entre otras cosas el autor nos dice que la crítica ecológica se basa en “Excursus” y en “Exemplum”, esto quiere decir que se centra en un tema e ilustra el mismo; eventualmente nos explica que hay diversas maneras en que se logra esto.

En el segundo capítulo, “Romanticism and the Enviromental Subject”, nos ofrece una brevísima historia de la ecocrítica, la ideología con la que está cargada y es en este capítulo en el que se analiza al movimiento romántico como expresión ecológica. El autor comienza por plantearnos que el romanticismo se da como movimiento contra corriente, en contra del naciente capitalismo. Más adelante nos dice que actualmente se busca establecer un puente para volver a unir la civilización y la naturaleza, pero esta idea se complica pues el autor mismo observa que ésta es una relación que nunca se ha perdido sino que simplemente se ha visto afectada por las implicaciones de la modernidad. Lo que se requiere es una reconciliación del sujeto alienado de su entorno y el objeto de la representación. Esta respuesta al capitalismo encuentra otro problema en la pues la mímesis implica por sí misma un distanciamiento del objeto de estudio que mantiene el dualismo sujeto-objeto.

 El capítulo final, “Imagining Ecology without Nature”, trata nuestra posición actual y qué hacer desde este momento en el que posiblemente la tragedia ecológica ya ha ocurrido. El autor nos hace una invitación a tomar parte en la acción a favor del medio ambiente; nos menciona que el mismo Derrida ya había sugerido antes una disminución en la velocidad de nuestra modernidad. El autor nos deja en claro que la ecología es una responsabilidad personal y mundial al mismo tiempo y que la acción es una necesidad.

Texto completo en inglés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: