Medios, género e identidad de David Gauntlett

6 Mar

David Gauntlett. Media, Gender and Identity: An Introduction. Nueva York: Routledge, 2003.

Karina Lamas Evangelista

Lengua y literaturas modernas inglesas

Facultad de Filosofía y Letras

UNAM

El género y la sexualidad son elementos centrales para pensar nuestras identidades. Ya que los medios masivos contienen diversas imágenes y mensajes sobre la sexualidad masculina y femenina, la probabilidad de que afecten nuestro sentido de identidad es significativa. En esta introducción David Gauntlett estudia el impacto que producen los medios sobre el género y en consecuencia sobre la identidad. Las nociones teóricas de Anthony Giddens, Michel Foucault, Judith Butler y Stuart Hall se toman como marco para discutir el impacto de los medios en la formación y negociación del género y las identidades sexuales.

En el primer capítulo Gauntlett nos da un preámbulo donde retoma la discusión sobre la igualdad y desigualdad entre hombres y mujeres. Además de regresar a temas como la aparente  desaparición del feminismo por ser “innecesario”, aborda temas poco tratados como la masculinidad en crisis. Por otro lado, explica las notables diferencias entre los conceptos de masculinidad y feminidad: mientras que la masculinidad se entiende comúnmente como “ser un hombre”, la feminidad se percibe de forma negativa, como un papel estereotipado que las mujeres pueden escoger actuar o no en la vida diaria. En cuanto a las identidades sexuales, Gauntlett nos dice que, si bien la sociedad se muestra más abierta a aceptar la diversidad sexual, existen considerables diferencias entre países como el Reino Unido y Estados Unidos. En este último las encuestas parecen inclinarse de forma desfavorable hacia la heteronormatividad.

En el capítulo dos se  retoman debates pasados que discuten el poder de los medios sobre la conciencia del público. Las teorías de Theodor Adorno y John Fiske son utilizadas para ejemplificar dos visiones contrarias. Adorno y Horkheimer dicen que la “industria de la cultura” impone productos que promueven la conformidad en el público mientras lo mantienen entretenido, pasivo y con pocas probabilidades de resistencia. En el extremo opuesto se encuentra Fiske, quien cree que el poder de la audiencia para interpretar los mensajes propuestos por los medios excede la pericia de las instituciones para imponer ideologías. Como alternativa a las dos propuestas anteriores, Gauntlett sugiere el modelo “codificar/decodificar” de Stuart Hall. Así, aunque se codifique un significado, basado en un contexto social, en un texto mediático  éste puede ser decodificado por alguien con base en su propio contexto. Para cerrar la revisión a los antecedentes históricos de las relaciones entre medios, género e identidad se enuncian los fallidos acercamientos de la psicología y la perspectiva psicoanalítica, feminista y por lo tanto rígida de Laura Mulvey.

            En el tercer y cuarto capítulo Gauntlett expone una visión general de las representaciones del género en los medios del pasado y de nuestros días. Las representaciones que encontramos de 1950 a 1980 en medios como la televisión, el cine y las revistas eran evidentes estereotipos. Para demostrar lo anterior, Gauntlett analiza la evolución en filmes populares que van desde 12 Angry Men (1957) hasta Annie Hall (1977), The Terminator (1984) o Three Men and a Baby (1987). Aunque todavía estereotípicas en sus representaciones, la aparición de revistas dirigidas al público femenino como Cosmopolitan, Glamour y Madmoiselle, con sus mensajes un tanto contradictorios, abrieron paso a los cambios que se darían en las siguientes décadas. En los medios modernos podemos observar representaciones menos estereotipadas y más complejas del género. Series como Friends, Dawson’s Creek y ER dan un tratamiento casi equitativo a personajes masculinos como femeninos, aunque los primeros siguen destacando. Lo anterior es analizado ya que parece cambiar dando origen al girl power en series donde las mujeres son protagonistas como Ally McBeal y Sex and the City y en películas como Charlie´s Angels (2000) y What Women Want (2000). En menor medida, pero con gran aceptación, las identidades gay han sido también objeto de representación en los medios modernos.

            Los capítulos cinco, seis y siete abordan las posturas teóricas de Anthony Giddens, Michel Foucault y Judith Butler. En cuanto a Giddens, se expone la teoría de la estructuración donde propone que la capacidad de actuar de los humanos (micro level activity) y la estructura social (macro level forces) se relacionan una con la otra y es en esta repetición de actos individuales que se reproduce la estructura. Lo anterior implica que existe una estructura social – tradiciones, instituciones, códigos morales y procedimientos establecidos,  pero también significa que esto puede cambiar cuando la gente decida ignorarlo, reemplazarlo o reproducirlo de forma diferente. Así, la estructuración explica la prevalencia del orden social y la identidad de los individuos.

            Reconociendo el carácter elusivo y complejo de las nociones teóricas de Foucault, Gauntlett aborda, en el capítulo seis, el modelo de poder y la consecuente resistencia, el sexo como centro de la identidad y las tecnologías del ser. De esta manera se pueden entender la sexualidad, el género y la identidad como construcciones discursivas y a los medios como formadores de identidad. Las nociones teóricas de Foucault dan pie al tema del siguiente capítulo: la teoría queer. En un sencillo resumen Gauntlett proporciona los puntos más importantes de la teoría queer: nada acerca de la identidad es fijo o permanente; no existe un verdadero “ser interior”; el género, como parte de la identidad, es un performance; la dicotomía masculinidad/feminidad es una construcción social, etc. De este capítulo se concluye que los medios son conductos valiosos que pueden ayudar a romper con las partes negativas de los patrones masculino/femenino.

            En el capítulo ocho y nueve se analizan las revistas para hombres y mujeres y el impacto causado en las identidades masculinas y femeninas. Según Gauntlett, las revistas para hombres reafirman algunos de los viejos estereotipos y valores masculinos. Revistas como Maxim, Men’s Health, GQ y FMH son consideradas bajo tres parámetros: lo que la gente cree que son, lo que en realidad son y el hombre ideal que proponen. Después de este ágil análisis se puede observar que, aunque promueven valores negativos como el machismo y la homofobia, también ayudan a los hombres a insertarse en un mundo de identidades inestables y subversivas. En lo que concierne a las revistas para mujeres, se proporcionan los números de circulación, los principales temas que abordan y algunos títulos de las historias de portada. Así, Gauntlett concluye que el mensaje que difunden revistas como Cosmopolitan, Glamour, Elle, Vogue, etc., es con frecuencia confuso y contradictorio ya que motivan a las mujeres a rechazar antiguos modelos pero nunca a sobrepasar los parámetros de lo “sexy”, “estilizado” y “a la moda”.

            En el décimo capítulo se exploran los mensajes enviados por los medios que sugieren “formas de vivir”. Los personajes que fungen como modelos de conducta son importantes en dichos mensajes. Para su estudio Gauntlett los clasifica en seis tipos: el modelo recto de éxito, el que triunfa ante las adversidades, el que reta los estereotipos, el moralmente bueno, el outsider y  el de familia. Con esta clasificación en mente, y retomando el concepto del girl power, se estudia a Britney Spears como modelo de conducta. El capítulo once concluye con un listado de los doce principales puntos tratados en el libro. Finalmente, se retoman temas tratados con anterioridad como los modelos de conducta, el girl power, la masculinidad en crisis, el problema del género, etc. y se abordan de forma breve asuntos como las diferencias entre generaciones.

Texto completo en inglés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: