La discursividad televisiva. Alberto Pereira Valarezo

7 Mar

Alberto Pereira Valarezo. Las claves semióticas de la televisión. Quito, Ecuador: Universidad Andina Simón Bolívar/Ediciones Abya-Yala/Corporación Editora Nacional, 2008.

Juan Ángel Chávez Becker

Alberto Pereira, una vez más interesado en aportar elementos semióticos y lingüísticos para analizar la estructuración de la comunicación, nos ofrece un completo y novedoso libro de un tema vigente y relevante, como es el fenómeno televisivo. Las claves semióticas de la televisión se enfoca en explicar el fenómeno comunicativo de la televisión a través de varios modelos teóricos, como la teoría de la enunciación y el análisis discursivo de Émile Benveniste. Recurre de igual forma a las leyes (o claves) semióticas formales de estructuración e interrelación de códigos y signos. Acertadamente, Pereira emplea fundamentos lingüísticos, narratológicos y semióticos de Saussure, Barthes, Hjemslev, Van Dijk y Todorov, entre otros, para explicar sus ‘claves semióticas’, que si bien es discutible que sean enteramente semióticas, porque concede mucha importancia al signo lingüístico, logra hacernos ver cómo se estructuran el discurso televisivo y la narrativa audiovisual, a través de signos y códigos que interactúan entre sí y se manifiestan como funciones-signo que emergen en condiciones determinadas. A Pereira le interesa definir funciones-signo y las condiciones que estimulan su aparición y es por eso que el autor manifiesta, incisivamente, que los códigos aparecen en un momento histórico determinado y en un lugar en la cultura y la sociedad en específicos.

            La introducción del libro está dividida en cuatro partes, en las cuales el autor señala algunos hitos que han cambiado el rumbo de la comunicación humana y, por lo tanto, de la historia y la cultura en occidente. Los primeros hitos son la adquisición del lenguaje y la escritura junto con el desarrollo de los alfabetos, lo que catalizó un cambio cultural que se vio reflejado en la filosofía, en un nuevo episteme, la ciencia, la estética, la política y la educación. La invención de la imprenta es otro evento que incrementó la difusión de estos fenómenos culturales. Finalmente, otros momentos paradigmáticos, que han significado cambios trascendentales en la comunicación humana, son la aparición del cine, la televisión, la radio y el internet. En particular, la televisión ocupó y sigue ocupando una centralidad insospechada, sin duda un lugar preponderante en los sistemas comunicativos de la vida cotidiana. Para el autor, incluso la televisión se ha constituido como un miembro más de la “desquebrajada familia moderna”.

            Después de la introducción, el libro está dispuesto en tres capítulos, aunque en realidad se trata de dos grandes temas que funcionan complementariamente: el discurso televisivo y la narrativa audiovisual. Estos dos temas son analizados a través de la lingüística, disciplina que el autor adecúa al estudio del lenguaje audiovisual. La narratología, la retórica y la semiótica son campos que Pereira emplea para analizar la televisión como agente comunicativo. El análisis del discurso televisivo se basa en la concepción de la comunicación como ‘interacción’ y, como se ha dicho, se basa en la teoría de la enunciación integrada a la teoría de la polifonía, misma que estudia la enunciación asignando distintos niveles gramaticales, voces y roles semánticos.

            Para abordar la narrativa audiovisual, Pereira recurre a la narratología, al lenguaje cinematográfico y al estudio de los constituyentes del mismo discurso televisivo. Así, Pereira es capaz de manejar un marco teórico, de manera sencilla, pero bien estructurada y sólida, que le permite analizar los discursos y narrativas audiovisuales de la televisión, el cine y el video.

            El profesor Pereira hace uso de una extensa bibliografía con la que explica los contenidos de manera amplia y con una gran profundidad. Son autores fundamentales aquellos que lo respaldan cuando define con claridad y coherencia el marco teórico de su estudio;  ejemplo de ello son Benveniste, Saussure y otros. La teoría de la enunciación, tan importante para Pereira, consiste en entender la enunciación como un acto individual, en el que se pone en funcionamiento la lengua, en un contexto dentro del cual se debe estudiar la relación que se da entre los interlocutores, algunos aspectos de la vida cotidiana, así como la inclusión de sentimientos y creencias. Pereira articula muy bien esta teoría con el análisis del discurso televisivo porque la enunciación supone comprender el proceso comunicativo a partir de un elemento básico, que es el sentido; y de ahí analiza cómo y quién lo produce, bajo qué circunstancias, cuándo, en qué lugar y contexto, qué instrumentos o medios se usan, cuál es la intención y para qué y con quién se da este sentido. Así, todos estos factores y actores tejen un entramado de funciones; algunos de ellos se hacen verdaderas funciones-signos que el autor emplea para dar, a nivel semiótico, explicaciones de la televisión como fenómeno de comunicación. De manera efectiva, Pereira hace dialogar la Teoría de la Enunciación con la Teoría de la Polifonía, que consiste grosso modo en descubrir en el texto (ya sea oral o escrito) diferentes voces, en donde el sentido encuentra diversos sujetos con diferentes estatus lingüísticos y funciones específicas.

            En términos generales, el libro es un conjunto bien integrado y coherente. Cumple con los objetivos planteados, al ofrecer una alternativa sencilla y viable para llevar a cabo un análisis sobre la televisión como un modelo comunicativo particular, con sus propios códigos y lógica. El autor consigue, de manera efectiva, involucrar al lector en una importante discusión sobre el papel comunicacional de la televisión y sus alcances, en momentos en que numerosas sociedades contemporáneas parecieran cumplir de manera creciente las tesis de Giovani Sartori sobre el Homo Videns y la sociedad teledirigida.

En conclusión, la elección de un enfoque semiótico, como punto de partida para analizar el discurso televisivo, constituye una novedad, en tanto que la industria televisiva y la sociedad construyen signos o ‘claves’ por medio de los que la comunicación se hace efectiva. Así, se hace prioritario entender cómo se llega a la efectividad comunicativa del discurso televisivo.

Texto completo en español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: