¿Existe un método feminista? Sandra Harding

18 May

Harding, Sandra. “Is There a Feminist Method?”. Feminism and Methodology. Ed. Sandra Harding. Indianapolis: Indiana University Press, 1988.

Antonio Puente Méndez

Posgrado en Letras

UNAM

En la introducción al libro Feminism and Methodology, Sandra Harding cuestiona la idea de que exista un método específico de investigación feminista. A pesar de que acepta que las teóricas feministas han realizado claras modificaciones a las herramientas de investigación de las ciencias sociales porque se vuelve muy problemático desarrollar trabajos que tienen como objeto de estudio a las mujeres pero que se basan en métodos fundamentados en una visión androcéntrica que toma a la postura de hombres blancos, occidentales y burgueses como la representación de lo humano universal; Harding también explica que, si se analiza la manera en que trata de explicarse la existencia de un método específicamente feminista, en realidad se están confundiendo los términos método, metodología y epistemología. Asimismo, sugiere que, en vez de discutir si realmente existe un método feminista, debe estudiarse la forma en que se llevaron a cabo las investigaciones feministas actuales que han tenido mayor impacto dentro de las ciencias sociales.

Por eso, en un primer momento, Harding hace una distinción entre método (“una técnica para recabar información”), metodología (“teoría sobre los procedimientos que sigue o debería seguir la investigación y una manera de analizarlos”) y epistemología (teoría del conocimiento), y explica a qué se refiere cada término dentro de una investigación con enfoque feminista. Después, presenta el problema que existió en los trabajos que sólo “agregaron” a las mujeres como objeto de estudio sin realizar cambios en las estructuras de las ciencias sociales, para luego examinar los grupos de mujeres en los que estas investigaciones se enfocaron (mujeres científicas o investigadoras, mujeres que participaban en la vida pública y mujeres víctimas de dominación masculina) y las limitaciones que estos temas tienen para la comprensión de la experiencia de las mujeres. En un siguiente punto, Harding señala las ventajas que el enfoque histórico tiene en las investigaciones feministas, así como la importancia de hacer a un lado la supuesta “objetividad” de las y los investigadores y, en cambio, apostar por su subjetividad y la explotación de la experiencia personal basada en sus características de raza, género y clase, pues esto permite una mayor reflexión sobre el tema. Finalmente, muestra cómo es que, contrario a lo que muchos teóricos dicen, el hecho de que el feminismo se enfoque en las experiencias de mujeres no significa que se dé un relativismo en las investigaciones y que los hombres también pueden realizar contribuciones importantes a los estudios feministas.

Artículo en inglés

Artículo completo en español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: