¿Por qué estudios culturales? de Lola Young

30 May

Lola Young. “Why Cultural Studies?” parallax 5.2 (1999): 3-16.

Isidro Antonio Portillo Serrano

Letras Modernas Inglesas

Facultad de Filosofía y Letras

 Una breve apología de los estudios culturales. Debido a la naturaleza de este campo de investigación ‒ a saber, “antidisciplinario”, “transdisciplinario”, o “post-disciplinario” (2) y que a su vez se ha emancipado de las instituciones académicas ‒ no es de sorprender que ha sido objeto de múltiples, y punzantes, cuestionamientos. En este breve artículo, Young aborda y trata de dar respuesta a algunos de ellos argumentando que, por nombrar un ejemplo, de hecho sí hay trabajos elaborados en la línea de los estudios culturales débiles y carentes de foco, sin embargo, esto no es exclusivo de este campo (12). La investigadora identifica varios bemoles que han sido señalados a los estudios culturales, entre los cuales se encuentran: la aparente y reciente tibieza política de los mismos (4); un divorcio de la teoría, y una obscuridad y elitismo en su lenguaje casi intolerables (4); y carencia de argumentos que sustenten de manera sólida a la “representación” como pieza clave en la formación de identidades (10).

            En relación con el problema político, Young asevera que es quizá “el abandono de los análisis económicos socialistas/marxistas basados en la clase” (10) lo que ha provocado una aparente trivialización de los objetivos políticos que subyacen a los avances realizados en este campo. Luego, se argumenta entonces que aunque es cierto que el escrutinio de la cultura popular es uno de los objetivos de primera mano de los estudios culturales, esto no es indicativo de que otros menos inmediatos y más amplios se han dejado de perseguir; dicho de otra manera, “en el centro de los estudios culturales se encuentra el deseo de marcar la diferencia tanto al interior de la academia como fuera de ella, yendo más allá de concepciones humanistas-liberales de búsqueda de conocimiento intrínseco, carente de otro alcance que sí mismo” (5). En cuanto a la impenetrabilidad e inaccesibilidad del lenguaje empleado en las labores de los estudios culturales, el ensayo de Young parece dejar (deliberadamente o no) los cuestionamientos en el aire ‒ es innegable que mucha de la teoría que sustenta las investigaciones realizadas en este campo no es amigable con el lector no especializado, y en consecuencia los escritos posteriores tendrían las mismas características; de tal forma, este cuestionamiento puede considerarse sólido ya que cierto nivel de especialización es requisito para abordar tales textos.

            Al respecto de los problemas de representación, el texto de Young dirige gran cantidad de sus esfuerzos a establecer que es de gran importancia notar que el arribo de “minorías” provenientes del caribe, Asia y África ha influenciado ampliamente la autoconcepción de la gente blanca en la Gran Bretaña (9), situación que no es exclusiva de la isla sino que ocurre en cualquier otra nación poderosa con pasado colonialista. Más allá de poder o no dar respuesta a las críticas que se han hecho a los estudios culturales, Young rescata concepciones de éstos últimos formuladas por Bennett y Hall para dar el lugar que merece a su campo de estudio: los estudios culturales pueden hacer una contribución significativa a nuestro entendimiento de las complejidades de la vida contemporánea a través de análisis situados históricamente de las relaciones de poder (13).

Artículo completo en inglés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: