“La hibridez” por John Hutnyk

28 Jun

John Hutnyk. “Hybridity” Ethnic and Racial Studies 28.1 (Enero, 2005): 79-102.

Isidro Antonio Portillo Serrano

Letras Inglesas

Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

El término “hibridación” (que incluso podría ser traducido con cierto grado de incomodidad como “hibridez”) presenta varios problemas de uso, nos plantea el investigador John Hutnyk. Teniendo su origen en la biología, la hibridación ha tenido definiciones tales como “la progenie de una cerda y un verraco” (en referencia a las raíces latinas de la palabra), o “una mezcla estéril o improductiva” (en el campo de las ciencias de la agricultura y horticultura, en referencia a la mula, mezcla del caballo y burro). Estos usos, Hutnyk observa, sólo requieren de un pequeño salto imprudente para ser asociados con las “razas” humanas, las cuales al mezclarse producen híbridos (82). Una de las acepciones de mayor importancia para este investigador es aquella referente a la diáspora ‒ “una conveniente categoría en ‘el borde’ o punto de contacto de la diáspora, que describe a la mezcla cultural resultante en el punto de encuentro de los grupos migrantes y la población del país destino” (79) ‒ la cual es desafiada en el estilo de los estudios culturales en este artículo, ya que este uso presupone la validez de la pureza de la cultura anfitriona en primer lugar. Así, bajo este enfoque, las dificultades “referenciales” o técnicas que originalmente planteaba el préstamo de un término extraño al ámbito humano, se convierten en una cuestión de índole política, puesto que se crea una oposición binaria compuesta por “nacionalismo” e “hibridación”. Una vez más se nos muestra que el uso de ciertos términos es un proceso carente de ingenuidad o inocencia.

            De tal suerte, no es de sorprender demasiado que Hutnyk dirija parte de sus esfuerzos a explorar la manera en que la “hibridación” se manifiesta en los campos de la lingüística y la ciencia ficción, instancias ambas que reflejan a este fenómeno político. Al interior del ámbito del lenguaje, más allá de la hibridación resultante ‒ por ejemplo ‒ del contacto entre europeos y africanos en el caribe y que producen dialectos o los llamados lenguajes pidgin (85), el lugar más significativo donde este proceso se lleva a cabo es en el campo de la traducción. Si el acceso “puro” o completo a un texto por parte de un lector ajeno a la cultura de origen es imposible, cabe preguntarse si esto es en efecto cierto o si sería de mayor valía desafiar las nociones de pureza cultural (86). Aunque el análisis del término cyborg (la mezcla del hombre y la máquina) puede parecernos un poco fuera de lugar en un discusión seria sobre la hibridación, bajo el enfoque de este investigador adquiere sentido ya que el escrutinio de obras de ciencia ficción donde la hibridación es uno de los motivos generadores (como en Alien de Ridley Scott o en la serie Star Trek) puede arrojar luz al respecto de las motivaciones culturales y morales que yacen detrás.

            Hutnyk concluye, citando a Gilroy, que tal vez sería más preciso desarrollar un lenguaje teórico basado en la idea de la cultura como un fenómeno relacional (98). Si bien esta proposición puede parecernos sensata, tendríamos que cuestionarnos que tan vaga o precisa podría llegar a ser en una etapa de madurez. Aun así, este artículo es un buen punto de partida para adentrarse en el campo de la “hibridación”, sus usos, y su perspectiva para el futuro.

Artículo completo en inglés

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: