Estudiar la cotidianidad. Joe Moran

7 Nov

Moran, Joe. Reading the Everyday. Nueva York: Routledge, 2005.

Julieta Flores Jurado

Letras Inglesas

Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

En cierta ocasión, Samuel Beckett dictó una conferencia titulada “Le Concentrisme”. Esa conferencia versaba sobre un poeta ficticio, aunque de momento, su auditorio pensaba que se trataba de una persona real. El discurso de Beckett inició así: “You are the first to take interest in this imbecile”. Paradójicamente, presentar un objeto de estudio como algo aburrido y que difícilmente merecería nuestra atención, puede hacerlo mucho más atractivo. Ésa es la estrategia de Joe Moran en Reading the Everyday (Routledge, 2005).

  “The everyday” es un concepto que se aproxima a lo que en español y en francés se llama “lo cotidiano”. Lo cotidiano suele ser rutinario y, en muchos casos, podría asociarse con lo aburrido. Sin embargo, ¿no es el aburrimiento un lienzo en blanco, lleno de posibilidades? Moran argumenta, siguiendo a Henri Lefebvre, “boredom is pregnant with desires, frustrated frenzies, unrealized possibilities. A magnificent life is waiting just around the corner, and far, faraway. It is waiting like the cake is waiting when there’s butter, milk, flour and sugar” (117). No hay que temer a reconocerlo, ni intentar disfrazarlo: en nuestra vida cotidiana nos aburrimos. Nos aburrimos al esperar un autobús, al viajar en metro, en la fila de la caja del supermercado. Ahora hay que aprender a hacer sentido de estos espacios en blanco.

  El método de Moran para leer lo cotidiano es verdaderamente interdisciplinario: combina análisis arquitectónico, sociológico y lingüístico. Su trabajo se aparta del estructuralismo al señalar que el movimiento y las imágenes de lo cotidiano no pueden reducirse a un análisis puramente textual. Considero que la aproximación de Moran es humanista en esencia. La ciudad se lee desde la perspectiva de un transeúnte, sin intención de universalizar o engrandecer los fenómenos más normales. Como ejemplo, cito este pasaje:

  We must rid ourselves of the delusion that it is major events which most determine a person. He is more deeply and lastingly influenced by the tiny catastrophes of which everyday existence is made up, and his fate is certainly linked predominantly to the sequence of these miniature occurrences (30).

  La lectura de Reading the Everyday desestabiliza al lector al “defamiliarizar” lo conocido. La mayor parte de los habitantes de la Ciudad de México hemos viajado o viajamos con frecuencia en metro, pero, ¿somos conscientes, como Marc Augé, de que compartimos el vagón con alguien que realiza su primer viaje, y con alguien que viaja en metro por última vez?

  Pasamos una parte importante de nuestro tiempo habitando no-lugares: supermercados, andenes, aeropuertos, hoteles… sitios que permiten el anonimato y en los que basta con seguir las reglas para que todo funcione bien. En oposición al no-lugar, existe el lugar, un espacio con identidad, tradición y significado; el ámbito que, según los antiguos romanos, estaría bajo la protección de un genius loci. Moran cita el hermoso símil con el que Lefebvre distinguía su Lugar entre tantos no-lugares: su ciudad natal, Navarrenx, es como “a seashell in the sense that ‘a living creature has slowly secreted a structure’, a delicate casing that has an organic relationship with its ‘soft, slimy and shapeless’ interior” (116).

  Reading the Everyday ofrece herramientas para percibir y comprender mejor los ritmos e imágenes de la vida diaria, no sólo en la realidad, sino también en relatos ficticios como los sitcoms, que incorporan “potential change and crises into the rhythms and routines of everyday life” (46). Aunque los ejemplos de Moran refieren principalmente a Londres, creo que su análisis es enriquecedor para todo habitante de una metrópoli. Lejos ya del spleen de Baudelaire, el estudio de la vida cotidiana ofrece la satisfacción de poder caminar por la ciudad y descubrir, aunque sea por un momento, el orden en medio del caos.

Vista previa en google books

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: