Literatura y arquitectura, David Spurr

30 Mar

9780472051717

David Spurr. Architecture and Modern Literature. Ann Arbor: University of Michigan Press, 2012.

Paulina Morales

Letras Inglesas

Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

La arquitectura surge como una respuesta a la necesidad básica de vivienda y, a través de su arte, transforma el espacio en un lugar habitable para el ser humano. También la literatura se refugia con frecuencia en la arquitectura. Tal como anuncia el título, David Spurr busca interpretar cómo las formas arquitectónicas habitan en la literatura moderna. El libro explora las relaciones que existen entre literatura y arquitectura concentrándose en la manera que cada una responde y trata la modernidad. En la introducción, Spurr reflexiona en torno a la manera en que cada disciplina produce significados. Plantea que el lenguaje brinda estructura simbólica y abstracta al mundo, mientras que el medio construido crea  una estructura literal y material. Spurr señala las similitudes entre arquitectura y literatura utilizando los conceptos teóricos paralelos de sitio y contexto, tipo y género, principios constructivos y estructura del texto. Sin embargo, él también reconoce que si se piensa en los criterios racionales y funcionalistas de la arquitectura del siglo pasado, la arquitectura parece estar muy lejos del privilegio a la conciencia y lo subjetivo en la literatura modernista.

    Spurr hace una revisión histórica del papel de la arquitectura en la literatura. Comienza con los mitos fundacionales de la casa de Odiseo y la torre de Babel. Siglos después, durante la Edad Media, la prosa escolástica puede leerse como textos análogos a las catedrales. En la modernidad temprana, la arquitectura de la propiedad se entiende como una extensión de la persona en los house poems ingleses. La crisis de significados del siglo XIX y XX alteró esta simbiosis entre literatura y arquitectura. Ambas se vieron obligadas a responder a la industrialización, la fragmentación social, la mecanización de lo cotidiano y el desencanto general. Spurr organiza los análisis particulares con los conceptos claves de ruina, fragmento, interiores, cuerpo, materiales, formas, pasado y memoria.

    Los capítulos posteriores son estudios de textos o momentos históricos específicos. En “An End to Dwelling: Architectural and Literary Modernisms”, Spurr muestra cómo tanto en la literatura como la arquitectura se ha perdido la experiencia de dwelling. Habitar es problemático en la modernidad ya que no hay certezas sobre dónde habitar, qué es habitar y qué es ser humano. A partir del concepto de Heidegger de “homelessness”, Spurr enfatiza las implicaciones de no sentirse en casa ni en el mundo, ni en el lenguaje. Con esto en mente, la arquitectura y la literatura son respuestas directas a esta condición. Spurr analiza la forma que  Dickens y Ruskin preparan la deconstrucción del mito de la morada. Los textos de Proust, Joyce y Woolf plantean que dwelling es un proceso continuo de desplazamiento. El teatro de Beckett niega la posibilidad de habitar realmente.

   “Demonic Spaces: Sade, Dickens y Kafka” explora los espacios demoniacos dentro del mundo regulado y la función ética de la arquitectura. En Sade, cuartos secretos se convierten en espacios de libertinaje que desafían la razón. Para Dickens, la arquitectura misma encarna la revolución industrial y el capitalismo, mientras que en Kafka la arquitectura colosal desafía y sobrepasa nuestra condición humana.  Los siguientes dos capítulos enfatizan la relación entre la modernidad, el pasado y la memoria. “Allegories of the Gothic in the Long Nineteenth Century” se concentra en el interés por los edificios góticos y lo que su popularidad revela sobre la forma que nos relacionamos con el pasado. La estética celebra la forma sublime de una catedral por ejemplo, mas la ética se preocupa por el significado de este edificio para un momento histórico en el que la fe se ha perdido. En “Figures of Ruin and Restoration: Ruskin and Viollet-le-Duc”, Spurr compara las posturas sobre la restauración de estos dos teóricos arquitectónicos tan importantes para el siglo XIX. Ruskin prefiere la estética de la ruina; Viollet-le-Duc defiende la restauración. Spurr extrapola el debate arquitectónico a las figuras literarias. Ruskin quiere mantener la desunión temporal entre la ruina y el edificio original; la ruina se puede equiparar con la alegoría. Por su parte, la restauración intenta regresar a un estado ideal de la construcción,  busca la unidad tal como lo hace el símbolo.

    En “Proust’s Interior Venice”, la arquitectura permite que Proust concretice la experiencia subjetiva y articule a través de la representación de ella el ser. Proust está repleto de constantes sustituciones arquitectónicas que fungen como metáfora del interior del individuo. “Monumental displacement in Ulysses” se enfoca en el tratamiento del espacio urbano de Dublin. Las formas arcaicas y las fuerzas de cambios inciden en la arquitectura de la ciudad de un modo muy similar a cómo inciden en el estilo característico de Joyce. Siguiendo este análisis puntual del lenguaje y el estilo, el capítulo “Architecture in Frost and Stevens” trata las construcciones arquitectónicas como imagen poética y la poesía como un proceso arquitectónico. Los edificios y los poemas funcionan como refugios temporales para nosotros.

    El último capítulo, “Annals of Junkspace: Architectural Disaffection in Contemporary Literature”, utiliza el concepto de “junkspace” de Rem Koolhaas para analizar  la literatura de J. G. Ballard y Michel Houellebecq. “Junksapce” es la arquitectura modular, temporal, acumulativa, de consumo masivo y globalizado que ha dejado de ser arquitectura. Los capítulos anteriores ilustran cómo antiguamente los edificios mediaban entre pasado y presente, articulaban una narrativa por sí mismos. El “junkspace” ya no logra hacer esto, se queda en blanco. Los centros comerciales y los corporativos en Ballard son sobretodo espacios apocalípticos. Los textos de Houellebecq plantean que el “junkspace” no está diseñado para el hombre, sino para su ausencia. Esta arquitectura y literatura contemporánea muestran una condición humana desesperada. Inclusive estos esbozos de los análisis concretos en Architecture and Modern Literature permiten ver que  la literatura y la arquitectura se nutren de una preocupación en común, la preocupación por las formas cotidianas en las que habitamos el mundo.

 Libro en Google

Libro en línea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: