Teoría sobre el melodrama y el culebrón de Annette Kuhn

25 Oct

1228293159LZnppj

Annette Kuhn. “Women’s Genres. Melodrama, Soap Opera and Theory”. Screen, vol.25, núm. 1, 1984. 18-28.  

Antonio Nájera Irigoyen

Letras Francesas

Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

 Hay algo que distingue a este artículo del grueso de textos que se escriben a propósito de los trabajos cinematográficos y televisivos dirigidos a mujeres, y no es sino lo siguiente: no pretende estatuir, como se hace usualmente, las características de dichos trabajos —el hecho de que se transmitan en un horario matutino, que pongan énfasis en valores identificados como femeninos: la tolerancia y la pasividad, la diligencia doméstica y el amor desinteresado—. Pretende más bien analizar los problemas que comporta teorizar sobre las audiencias genéricas en cine y televisión. Por esta razón,  Annete Kuhn propone un análisis teórico de la representación y la producción cultural; pero hay que decirlo: siempre intentando resolver la distinción entre espectador y audiencia, que, pese a que no presenta problemas a simple vista, sí lo hace tan pronto como se realiza un examen ulterior.

            El problema, de acuerdo con la autora, estriba en que “(c)ada término —espectador/a y audiencia social— presupone un conjunto diferente de relaciones con las representaciones y los contextos en los que se reciben. Centrarse en los espectadores o en las audiencias exige metodologías y marcos teóricos diferentes, discursos distintos que construyen subjetividades y relaciones sociales distintas” De tal suerte que se observará que el espectador, por un lado, “es un sujeto constituido por el significante, interpelado por un texto fílmico o televisivo”; mientras que por el otro, estará”(e)l concepto de audiencia social, (que) pone de relieve el estatuto del cine y de la televisión como instituciones sociales y económicas”. Dicho en otras palabras, las audiencias devienen espectadores a partir de que dejan de ser meras encuestas —categorías de edad y sexo, estado socio-económico y otras tantas—, a partir de que interactúan con la  película o con el programa de televisión.

            La autora establece entonces que el concepto de espectador se remonta a la tradición psicoanalítica y a la tradición de análisis textual; mientras que al texto, por otra parte, lo concibe como una noción propia de la teoría de la televisión, y que se alimenta de la tradición de análisis contextual y sociológico. Asegura Kuhn: “Mientras que la mayor parte de la teoría televisiva que ha existido hasta hace bien poco estaba bajo la rúbrica de estudios sociológicos sobre los medios de comunicación, la teoría del cine en su mayoría se ha basado en la tradición crítica de los estudios sobre literatura. Como consecuencia, mientras la teoría televisiva tiende a privilegiar los contextos sobre los textos, la teoría del cine generalmente privilegia los textos sobre los contextos”.

            Existen otras diferencias entre unos y otros —espectadores y audiencia—; sin embargo, creemos que con éstas basta para poner énfasis en aquello que interesa mayoritariamente a Annette Kuhn: el hecho de que la distinción entre audiencia social y espectador es seminal para establecer un punto de partida teórico, a partir del cual —ahora sí— podamos analizar el fenómeno de los llamados culebrones televisivos y los melodramas cinematográficos.

Descarga artículo en español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: