Vida de consumo de Zygmunt Bauman

1 Ago

can-stock-photo_csp11749396

Zygmunt Bauman, Vida de consumo, México: FCE, 2009.

Mónica Guadalupe Hernández Mendoza

Letras Hispánicas Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, UdeG.
Becaria del programa Verano de Investigación Científica, 2015.

Zygmunt Bauman divide su libro “Vida de consumo” en cuatro capítulos: 1) Consumismo versus consumo, 2) Una sociedad de consumidores, 3) Cultura consumista, 4) Daños colaterales del consumismo, que forman a la vez un texto de unidad, con el cual, en sus palabras, su autor tiene el objetivo de proponer “tipos ideales” o herramientas para el análisis y comprensión de la realidad social de consumismo, tareas imprescindibles para los individuos en la sociedad moderna de consumo y la concientización de su papel en ella.
En la introducción a su libro, Bauman menciona que la sociedad consumista se sostiene por medio de transacciones continuas y exitosas de capital, cuya mercancía debió sufrir antes una desregulación y privatización, de forma que incluso los servicios que otrora el gobierno tenía la responsabilidad de proporcionar (escolaridad, servicios médicos, vivienda, etc.), pasaron a manos de terceros. Ya que la “sociedad de consumidores” se forma de las posibles relaciones mercantiles entre producto-comprador, para ganar su lugar dentro del tejido social, los sujetos a su vez deben convertirse en productos consumibles y renovarse continuamente para así seguir en línea.
Con motivo de explicar el mercado laboral, el autor refuta el concepto de “fetichismo de mercancía” propio de la sociedad productora, que consiste en el ocultamiento de la mano de obra, y lo traslada a la subjetividad del sujeto que nunca termina de definirse, quien está constantemente orillado a la obligación de elegir entre los productos en el mercado con la finalidad de mantenerse a sí mismo en línea. Este “fetichismo de subjetividad” como lo llama Bauman, está basado en la ilusión que conduce al individuo a los constantes sentimientos de decepción y frustración ante la constante crisis de “absoluta libertad”.
En el primer capítulo, Zygmunt destaca que el consumo es una condición permanente para la supervivencia de cualquier ser vivo, mientras que el consumismo se caracteriza por convertir al consumo en el propósito de la vida humana; en palabras de Bauman, el consumo es “la función imprescindible para la supervivencia biológica” y el consumismo “es un tipo de acuerdo social que resulta de la reconversión de los deseos, ganas o anhelos humanos en la principal fuerza de impulso y de operaciones de la sociedad, una fuerza que coordina la reproducción sistémica, la integración social, la estratificación social y la formación del individuo humano, así como también desempeña un papel preponderante en los procesos individuales y grupales de autoidentificación, y en la selección y consecución de políticas de vida individuales”. Los deseos alienados de los individuos de la sociedad de consumo los conducen a la apropiación de bienes que los provean de estima y seguridad, no obstante, el constante aumento en la intensidad de los deseos conduce al sujeto al permanente reemplazo de los bienes sin encontrar nunca la satisfacción prometida por la mercancía.
En el capítulo “Una sociedad de consumidores”, Bauman ahonda en la relación comprador-producto, y afirma que el supuesto “beneficio” de la “libertad absoluta de elección” que poseen los individuos es herramienta clave para la “economía del engaño” en la que se basa una sociedad que es la primera en prometer la felicidad a integrantes, pues la culpa del incumplimiento de esta promesa sólo puede ser de ellos mismos. Ya que los sujetos consumistas son parte también de la oferta dentro de la dinámica del mercado, éstos son un producto inacabado que nunca produce completa satisfacción, por lo que se genera la “vergüenza prometeica”, que consiste en “la humillación que embarga a hombres y mujeres al comprobar la altísima calidad de los productos que ellos mismos fabricaron”; en otras palabras, la vergüenza de haber “llegado a ser” en lugar de haber sido fabricado.
Posteriormente, en el tercer capítulo, Bauman presenta algunas características de la cultura de consumo, entre las que propone un término para denominar la forma del trascurrir del tiempo para tales vidas de los individuos que forman esta colectividad consumista, definidas por la permanente postergación de la gratificación de los deseos, el cual es “tiempo puntillista”, pues está compuesto por una multitud de puntos sucesivos y aislados que representan las constantes rupturas que genera lo novedoso, y a las que los consumistas están sujetos en permanente “melancolía”, es decir, “libertad de elección” para culminar anhelos nunca satisfechos que ocasiona la necesidad de limpiar y reemplazar productos.
Para concluir su libro, dentro del capítulo “Daños colaterales del consumismo”, Bauman asegura que ya que la sociedad de consumo se sostiene por las leyes que rigen el flujo del capital, –al tener ésta sólo cabida dentro de un mercado en el que tanto el comprador como el producto están en constante movimiento– la soberanía del Estado se ha erosionado; pues la “política de exclusión”, que antes le pertenecía, pasa a ser del consumo al estar basada en el poder adquisitivo de los individuos, debido a lo que los que no cuentan con el capital que los integraría a la sociedad, son considerados los “daños colaterales” del sistema consumista. Esta “infraclase” está compuesta por consumidores fallados que no están capacitados para postularse a sí mismos como productos vendibles, entre ellos se pueden encontrar los inmigrantes, los desertores escolares, entre otros sujetos “indeseados” para la sociedad de consumo y aislados por la misma.

Capítulo: Bauman_Vida_de_Consumo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: